Juicio Rafael Nahuel X: eterno retorno de una teoría sin sustento

por Revista Cítrica
Fotos: Denali DeGraf
06 de noviembre de 2023

En la última audiencia del juicio por la muerte de Rafael Nahuel previa a los alegatos, uno de los prefectos imputados intentó reinstalar la versión del “enfrentamiento” y la “legítima defensa” que fue sepultada hasta acá por el peso de las pruebas. Cobertura colaborativa Revista Cítrica, Infoterritorial y Radio Zona Libre.

Gioia Claro-Roxana Sposaro. Cobertura colaborativa Revista Cítrica, Infoterritorial y Radio Zona Libre.


En la última audiencia de la etapa probatoria del juicio donde se deben establecer las responsabilidades por el fusilamiento de Rafael Nahuel a manos del grupo Albatros de la Prefectura Naval Argentina, habló el último prefecto imputado que faltaba declarar en el marco del debate público.

Sergio Guillermo Cavia, señalado en la tercera pericia balística como autor material del homicidio, admitió haber disparado con su arma reglamentaria a una persona encapuchada, justificándose en una “legítima defensa”, reflotando la teoría del supuesto “enfrentamiento”, a pesar de la ausencia, a lo largo de todo el juicio, de pruebas o testimonios fuera del relato de los cinco imputados que pueda sostenerla.

Al igual que Carlos Sosa y Francisco Javier Pintos, Cavia no participó de la inspección ocular en el territorio, semanas atrás. Su intervención desde la virtualidad, por momentos parecía una lectura sobreactuada de un relato finamente guionado por su defensor Marcelo Rochetti, quien se encontraba a su lado. Defendió su versión de los hechos, sin aceptar preguntas de ninguna de las partes. Así y todo, no faltaron las contradicciones y omisiones. 

 

Último intento para que gane la impunidad

Cabe recordar que el Código Procesal Penal no obliga a los imputados a prestar juramento o promesa de decir la verdad. Cavia, como los otros cuatro prefectos imputados, pueden mentir sin que esto conforme un delito, ni un aumento de la pena en caso de ser condenados. En este marco, el prefecto  sentenció: “Me vi obligado a tener que emplear mi arma de fuego y utilizarla directamente sobre mi agresor". 

En la supuesta situación de "enfrentamiento", asegura el prefecto que fueron “atacados por al menos 4,5 personas armadas, con armas de fuego", y que "cuando logro hacer contacto visual con uno de mis agresores, una persona que empuñaba un arma corta (...) y disparaba en mi dirección”, se vio "obligado" a disparar con su arma, cargada con munición letal. A su vez, afirmó que dirigió los disparos “hacia la zona baja, piernas y rodillas de este sujeto, dado que por las condiciones del terreno, no podía realizar otro tipo o forma de disparo”. Justificó su accionar diciendo que no le quedó otra opción, hasta que "el cabo primero (Javier) Pintos da aviso que tenía una granada de aturdimiento", un elemento disuasivo.

Para Ezequiel Palavecino, abogado querellante por la APDH Bariloche, “Cavia se contradijo con el resto, fue punto por punto intentando afianzar o encontrar una explicación a cada uno de los baches que tuvieron en el juicio. Aunque es imposible intentar rearmarlo, y menos con lo que vieron los jueces y dijeron el resto de sus camaradas en la inspección ocular".

Además de las contradicciones de Cavia respecto de lo declarado por sus compañeros, un detalle que surge del repaso de lo que fueron estas once semanas de audiencias es que, si bien el Albatro declara y admite haber disparado con su arma reglamentaria Pietro Beretta 9mm, al momento del secuestro de armas y municiones que realiza por orden judicial la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a todo el grupo de Prefectura horas despues del asesinato de Rafael Nahuel, Cavia presenta todos sus cartuchos completos, sin ningún faltante de municiones, según consta en el informe de la PSA presentado en este expediente.

Esto dejaría en evidencia la “participación necesaria” del resto del grupo y la complicidad para intentar la impunidad del fusilamiento por la espalda del joven mapuche en territorio de Lof Lafken Winkul Mapu (Villa Mascardi). 

Recordemos que si bien en este juicio se debate la responsabilidad sobre el homicidio de una persona, los hechos sucedidos el 25 de noviembre de 2017 dejaron como saldo otras dos personas heridas por las balas del Estado y disparadas por el grupo Albatros.

A su vez, Cavia también intentó desacreditar la primera inspección ocular donde se recogieron las más de 130 vainas de plomo, todas pertenecientes a las fuerzas de seguridad, argumentando que la misma se realizó diez días después de los hechos. 

También solicitó que se perite el vehículo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria al cual fueron subidos los dos jóvenes mapuche que fueron detenidos luego de bajar el cuerpo de Rafael Nahuel, y que se identifique al personal a cargo del mismo. Este pedido de pericia fue rechazado por el tribunal por considerarla  “extemporánea e inoficiosa”. 

Respecto de lo declarado por la testigo Adriana Serquis de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), sobre las posibilidades de transferencia de partículas de restos de disparo de armas de fuego (tomadas a los mapuche que bajaron el cuerpo de Rafa), Cavia pidió la incorporación de la traducción de uno de los textos citados por la testigo, expresando que en parte de ese trabajo dicen que la probabilidad de transferencia de las partículas "son relativamente bajas”. 

Una vez terminada su declaración, mencionó la reserva de solicitar declaraciones testimoniales y aclaró que no respondería preguntas.

 

Incorporación de prueba por escrito 

El Tribunal decidió incorporar el trabajo de investigación sobre la transferencia de partículas solicitado por el acusado Cavia.También se formalizó la incorporación de la cartografía de la inspección ocular, con el mapeo del hallazgo de las vainas servidas, realizado en el territorio el martes 24 de octubre pasado, y un Informe Pericial Antropológico, pedido por el abogado querellante por la APDH Nación, Sebastián Feudal.

Finalizada esta etapa probatoria, ahora llega el momento de los alegatos de clausura. Comenzarán el martes 7 con la exposición de los abogados querellantes por la Secretaría de DDHH Nación, Mariano Przybyksky, y la APDH Bariloche, Rubén Marigo y Ezequiel Palavecino. El miércoles 8 será el turno de la querella por la APDH Nación, Sebastián Feudal, y Rafael Vehils Ruiz por la Fiscalía.

El 14 de noviembre se esperan los alegatos de las defensas de los Albatros y allí se confirmará la fecha para las palabras finales de los acusados y el veredicto del Tribunal, que será posterior a las elecciones presidenciales.

Como parte de esta cobertura colaborativa, los alegatos serán transmitidos en vivo desde el canal de youtube de Radio Zona Libre, y el facebook de Revista Citrica e Infoterritorial, compartiendo lo que sucede dentro y fuera de los tribunales de Fiske Menuco, el nombre mapuche con el que se denomina a la localidad que lleva el nombre de un asesino de poblaciones originarias: el General Roca.