Dos años sin respuestas por Tino John

por Gioia Claro
26 de mayo de 2023

El vecino de Lago Puelo, Chubut, fue asesinado en su casa en un operativo policial en 2021 y la investigación todavía sigue abierta. La insistencia de su pareja para que no gane el olvido. El rol del periodismo y de la política.

“De golpe, se abrió la  puerta y entraron como 20 personas con casco, con fusiles, armas, bombas lacrimógenas, a los gritos. Tino se fue para arriba. Yo le agarré la mano y me dijo ‘quédate ahí’. Los tipos gritaban (...) Me agarraron y se fueron para arriba; me pusieron en el living y me ataron con precintos. Me tiraron los brazos para atrás, la nuca para abajo y me precintaron. Y ahí se escuchaban balas… y de golpe se escuchó silencio”.

Así relató Claudia Costa Basso, en una de sus intervenciones públicas, los instantes finales de Alejandro Tino John (62), pareja con quien convivía en Lago Pueblo (Chubut). Hace dos años, el 27 de mayo de 2021, un operativo realizado por el Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) de la Policía de Chubut en su vivienda del paraje Las Golondrinas tuvo como desenlace un crimen todavía impune.

Tino tenía problemas de salud mental y desde un principio se denunció públicamente que no sé respetaron los protocolos necesarios de participación de personal médico, ni se intentó mediación alguna para evitar entrar a los tiros. La hipótesis planteada por el ministro de Seguridad chubutense de entonces, Federico Massoni, fue que la Policía había tenido un enfrentamiento en el domicilio: “Se encuentra con una persona que abre fuego contra ellos y no quedó otra alternativa que neutralizar esta amenaza para los efectivos y para terceros”. La neutralización dejó un muerto.

“Quiero recordarle a la gente que no se hizo justicia todavía”, dice hoy Claudia, quien junto a lxs hijxs de Tino lleva adelante la querella judicial de una causa que avanza lentamente. La semana pasada hubo una nueva pericia en la casa donde se produjo el asesinato. “Fue muy duro volver”, se sincera.

"Se cumplen 40 años de democracia y miles de familiares de todo el país debemos estar rogando justicia por nuestros seres queridos asesinados por el Estado, ¿y aún hablan de democracia?"

 

Justicia se busca

Claudia convive con la ausencia y también con la búsqueda de justicia. “El otro día un quiosquero acá, en El Bolsón, que no conoció a Tino pero supo lo ocurrido, me reconoció a mí, tristemente. Me dice: '¿Por qué está todo tan callado? ¿El Estado asesinó a un poblador y no pasa nada? ¿No hay noticias sobre la causa por el asesinato de Tino?'. Yo le respondí que lo único que hago es publicar todos los días en mi Facebook, a veces en Twitter e Instagram, publico cada mes en la Clic (revista local de clasificados), cada 27 hago un video y lo viralizo… es lo que está a mi alcance en relación a publicitar. Por supuesto, soy querellante y estoy siguiendo activamente con mis abogados la causa penal. Siento que la sociedad miró para otro lado, la mayoría se olvidó que Tino fue asesinado. Yo ahora voy personalmente a las audiencias en Esquel, aunque las hagan por Zoom”.

Alex Dukal (Luan)

La pata de la investigación en la Justicia ha tenido evidentes demoras. Hay una nueva jueza a cargo, Silvana Vélez, quien resolvió en una audiencia celebrada el 9 de mayo pasado realizar nuevas pericias, como la nueva inspección en el domicilio. Además de las querellas de Claudia y de lxs hijxs de Tino, interviene en el proceso la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación como amicus curiae

Claudia reflexiona: “Me llama poderosamente la atención que desde un principio se haya permitido que la propia fiscalía que originó el allanamiento y procedimiento, esté a cargo de la investigación; por ética tendría que haberse excusado. Esto se solicitó en un petitorio de vecinos el 31 de mayo de 2021, a días del asesinato de Tino, al gobernador Arcioni, al Consejo de la Magistratura, al Superior Tribunal de Justicia de Chubut. Nadie nos escucho. Es impresionante cómo subestiman a los ciudadanos. ¿Están tan seguros de que “total no va a pasar nada”? ¿Por qué están tan seguros?”.

"Siento que la sociedad miró para otro lado, la mayoría se olvidó que Tino fue asesinado".

“Había una persona ahí con problemas de bipolaridad, en un pico de tensión psíquica y la Policía irrumpe en la casa con una orden de allanamiento y en lugar de darle tratamiento por la ley de salud mental, se hizo un tratamiento violento, como si fuera una persona que tiene rehenes a su cargo y terminaron matándolo de un balazo en la cabeza”, expresó el abogado Daniel Gómez Lozano, de la APDH, al aire de la radio comunitaria La Namunkurá de Puerto Madryn.

El letrado también se refirió al rol de la fiscalía a cargo del Dr Carlos Díaz Meyer, que primero ordenó la presencia policial en el domicilio de Tino por una denuncia vecinal y ahora investiga el homicidio derivado de ese operativo: “Lo que veo es un tipo muy muy apacible, muy aferrado a su sueldo, muy de pocas iniciativas, de querer meterse en pocos problemas. Un burócrata, digamos. El burócrata en sí ya es malo. Así están los funcionarios del Estado desde hace tiempo. Pero inciden en cuestiones muy grandes. Perdieron la mística todos los funcionarios”.

Alex Dukal (Luan)

Gracias a la presión de las querellas, la jueza ordenó que la investigación se extienda hasta el 18 de noviembre, por lo que se espera sumar elementos de prueba para que las responsabilidades penales se diversifiquen. Hasta el momento, solo está imputado el policía Luis Américo Moggiano (autor de los disparos) por homicidio agravado. Claudia: “Sigo insistiendo que hay más personas que deben ser imputadas, hay una cadena de competencias que por acción y omisión son responsables del asesinato de Tino. Hay muchos más que Moggiano”.

 

Los agujeros de la democracia

“La violencia institucional no puede politizarse, es una triste realidad de todos los argentinos”, señala Claudia sobre el tratamiento político-partidario de su dolor. “Es terrible que quieran involucrar la violencia institucional en política, la violencia institucional no tiene partido político. De hecho, se cumplen 40 años de democracia y miles de familiares de todo el país debemos estar rogando justicia por nuestros seres queridos asesinados por el Estado, ¿y aún hablan de democracia? Por lo que yo entiendo, democracia y violencia institucional son conceptos contrapuestos, hasta podría decir que violencia institucional es casi un antónimo de democracia. En una verdadera democracia no debería existir violencia institucional”.

Gómez Lozano había advertido en su intervención radiofónica: “Cuando decimos el Estado, estamos hablando de un ente abstracto. En verdad, el Estado está compuesto por personas, están trabajando ahí, sobre todo los funcionarios que incluso por el juego de la democracia los elegimos. Están colgados en la rosca y eso de alguna manera favorece el discurso del odio. El discurso del odio es del ciudadano común que ve que el funcionario está calentando la silla, nada más, y no hace nada”.

Para el abogado, ese descontento “lo está capitalizando un grupo político peligroso”. ¿Y la democracia? “Todos tenemos esta defraudación, esta frustración por muchos de los funcionarios de la democracia. Pero eso no quiere decir que la democracia sea mala. La democracia, claro, es mala, pero es el mejor de los sistemas. Ahora, la pérdida de la mística de los funcionarios, sobre todo en la provincia de Chubut, que yo me animo a decir que hoy es la provincia más abandonada de la República Argentina, esto es lo grave”.

Claudia se refiere al rol del periodismo en el caso: “Me llama la atención muchísimo que los medios masivos que estuvieron acá para el incendio del Club Andino Piltriquitrón, que estuvieron acá para el tema de Lof Quemquemtrew, que estuvieron acá para cubrir las consecuencias de los incendios de 2021, después del asesinato de Tino y haciendo entrevistas a los pobladores a metros de la casa donde lo asesinaron, siendo Tino también victima de los incendios... estuvieron de TN, A24, C5N y otros medios televisivos nacionales y nadie cubrió ni un minuto el asesinato de Tino, con el agravante que lo asesinó la Policía”.

Sigue: “¿Por qué estos medios no publicaron nada sobre el asesinato de Tino? ¿Por qué sí han hecho amplia cobertura sobre otros casos de violencia institucional del país? ¿Quién decide y quién prohíbe? Ese tema es algo que algún día espero descubrir. Solo por ustedes (por los medios cooperativos), los medios de la zona “valientes y comprometidos”, como los llamo yo, es que se supo o se sabe algo del asesinato de Tino”.